Home/Noruega/Atrapando la luz
Atrapando la luz 2017-03-23T08:15:25+00:00

Arapando la luz

Navegando con Hurtigruten, las vistas cambian constantemente, lo que significa que nunca verás la misma escena dos veces.

Las Auroras Boreales. El sol de medianoche. Las oscuras noches de invierno y los días sin fin de verano. A lo largo de la costa de Noruega, todo tiene que ver con la luz, o con su ausencia. Nada permanece igual por mucho tiempo, ya que a luz siempre está cambiando – esto es lo único constante que podemos asegurar. La luz da color al paisaje y a los pueblos con mil diferentes tonalidades, los envuelve en la oscuridad o los ilumina por completo; los hace brillar al atardecer o deja caer oscuras y difuminadas sombras hacia la orilla. Desde nuestros barcos tienes la gran oportunidad de vivir en primera persona todo esto.

En las zonas más septentrionales de Noruega, las noches polares tienen lugar desde comienzos de diciembre hasta mediados de enero. Durante este periodo el sol desaparece completamente bajo el horizonte, y solo una tenue luz separa el día de la noche. Cuando los capitanes de nuestras embarcaciones hablan de la “luz azul”, se refieren al corto periodo de tiempo en estas tardes de invierno donde todo el paisaje parece haber sido bañado en un color azul profundo. Algunos piensan que esto es aún más mágico que las auroras boreales.

Y debido a estos cambios de luz, el escenario cambia también – el océano; las montañas; el cielo, el paisaje. De esta manera, una sola montaña puede convertirse en muchas diferentes, y el cielo se compone de mil colores.

La luz azul encuentra su contrapunto en el resplandeciente tono pastel de las tardías noches de verano, tan suaves que parece que alguien hubiera espolvoreado el mundo con azúcar glas. Este es el fenómeno opuesto a las noches polares, cuando el sol permanece en el horizonte las 24 horas del día, una brillante bola de fuego que nunca se sumerge en el océano, ni siquiera a media noche.

Y luego están las Luces de Norte. No dependen de las diferentes estaciones, sino que aparecen en cualquier momento. Son más fáciles de divisar en los meses de invierno, pero pueden ser vistas desde nuestros barcos también durante el otoño. Vamos constantemente en búsqueda de todas estas luces, y tú también puedes disfrutarlas a lo largo de nuestra querida costa.

El filósofo griego Heraclito dijo: “No puedes estar dos veces en el mismo río”.

Nosotros decimos: “No puedes divisar dos veces la misma costa”.